San Mateo Skyscrapper
Pedro Eric Fuentes López

Pedro Eric Fuentes López

Lic. en Ciencias de la Comunicación por la UAEMEX

Maestro en Gestión Deportiva por la Universidad De LaSalle

Periodista Deportivo en Mexiquense T.V.

Colaborador en diferentes medios

Ahora resulta que hay que investigar lo que sucede en el futbol mexicano PROFESIONAL, en lugar de apoyar, rescatar, dotar y nutrir de insumos, herramientas, tecnología y respaldo financiero al deporte social, al amateurismo, al que aspira a ser grande, al que una vez, si bien es cierto nunca ha sido potencia, si protagonista y que imponía -al menos- respeto, no como hoy que solo da risa, enojo, bostezos y ese que sí esconde no sólo sueños guajiros sino una corruptela en toda la extensión de la palabra.

Visto 137 veces
Valora este artículo

Con regularidad somos -todos- impredecibles y hasta por momentos, sorpresivos y sorprendidos; en ocasiones nada nos está o nada nos llena; a menudo lo que queremos transmitir se malinterpreta o se maneja de la manera más equivocada por no saberse expresar y peor aún, por no saber comprender. Y en el ámbito deportivo esto no es la excepción, al contrario, a cada instante surgen éstas y otras condiciones que, ciertamente lo hacen rico, sabroso, pero también ácido, picoso y jocoso.

Visto 226 veces
Valora este artículo

Desde hace muchos años he venido bregando con la condición de que el gran maestro y el padre tiempo, colocan a cada quien en su lugar, en el sitio indicado, a la hora señalada -tal como llegamos a este mundano- sin nada, incluso, cuando uno se va para siempre ni siquiera aparecen las lágrimas ni aquel primer grito como cuando entró oxígeno a nuestros pulmones y comenzaba toda una travesía, la marcada sentencia de labor en la faz de la tierra tiene fecha de caducidad, muchas veces asombra por el terrible impacto que causa en nuestro entorno y que arrasa como muchos sueños, las risas se apagan, los recuerdos pululan y el corazón resiente -en todo momento- la ausencia. Sin embargo, es de necios -como yo- no dejar que se borren los recuerdos, momentos, palabras, palmadas, gritos y sombrerazos, ni siquiera la imagen de la última vez que miraste a esa persona y personaje especial. Todos tenemos a alguien a quien ya no podemos abrazar, pero apretamos su esencia, incluso, para la eternidad.

Visto 434 veces
Valora este artículo