Publicado en Estado de México

CON SINGULAR ALEGRÍA

Lunes, 02 Diciembre 2019 21:49 Escrito por 

POR: GILDA MONTAÑO

Para Chayo Lino, donde quiera que esté…
Al fin estaba allí parada, después de seis meses de haber organizado el evento. Muchas mujeres --en su mayoría de distintos lugares del Estado de México, del país y de Centro América-- la acompañaban. Emprendedoras, empresarias y filántropas. Entusiastas y creadoras. Mujeres que han sido punta de lanza y sustentos para sus familias.
Así empezó todo con un gran reconocimiento a la mayoría de quienes estábamos allí reunidas: mujeres todas llenas de luz. Eran muchas, todas en un lugar hermoso: Bosque Real en Huixquilucan, que ahora está convertido, en el sitio más costoso de toda América Latina.
Y allí estábamos 300 mujeres salpicadas de alguno que otro señor que se atrevió a acompañar a esta casta de mujeres líderes, inteligentes y emprendedoras, que algún día se juntaron alrededor de un ideal.
Rosario Velasco empezó a hablar. Y como sorpresa, definió a la mujer como lo dijo el londinense William Golding, padre del anarquismo filosófico. “Las mujeres están locas”. Y así siguió:
“Creo que las mujeres están locas, si pretenden ser iguales a los hombres: son bastante superiores y siempre lo han sido. Cualquier cosa que le des a una mujer, lo hará mejor. Si le das alimentos, te dará una comida. Si le das una sonrisa, te dará su corazón. Si le das esperma, te dará un hijo. Si le das una casa, te dará un hogar. Las mujeres engrandecen y multiplican cualquier cosa que les des”, acabó el también escritor y novelista.
Y así, ese proyecto que empezó Wendy Diamond en EUA en 2014, fue retomado por Rosario Velasco y una serie de mujeres a las que ha lidereado, para tener ahora representantes en gran parte del Estado de México, y de nuestra república. No son una fundación. Son un grupo de seres altruistas y generosos que se reconocen entre sí, y que se apoyan, pero lo hacen también, entre las que más las necesitan.
Desayuno lleno de luz y de confianza, donde no había mesas de honor. El honor ya lo tenían todas las que estaban acompañando el acto. Pasaron de sopetón por allí grandes amigas. Diana Mancilla, Ana Lilia Herrera, Sarita Matsumoto; Olga, Dulce, Liliana, Ivonne, Paulina, Maricela, Gilda; Claudia y Amelia, entre otras muchas. Unas organizadoras, otras premiadas.
También se placeaba orgulloso el presidente municipal en turno, Enrique Vargas del Villar, cuya esposa fue galardonada. Qué impresionante es ahora ese Huixquilucan al que hace apenas treinta años no pasaba nada. Ahora, el lugar, decía, más importante y lujoso de América Latina. Él fue el padrino de la Cumbre Nacional Wed, 2019. “Y le agradecemos más conociendo la circunstancia en que está hundida la economía del país”, dijo Velasco Lino.
“Estamos reunidos celebrando una iniciativa de política pública afirmativa internacional, que fue creada para reconocer, fortalecer, educar a las mujeres y difundir las historias de seres extraordinarios que hoy sacaremos del anonimato y compartiremos con todos ustedes y con el mundo, porque valoramos y reconocemos la maravillosa labor que hacen las mujeres en la familia, en la empresa, en las organizaciones, en instituciones altruistas, y en su desempeño cotidiano.
“WED (Womens Enterpreneurship Day) es un movimiento internacional respaldado por la ONU, por estar alineado con sus metas y que acompañan los objetivos del desarrollo sostenible de la misma organización. Así, eliminar la pobreza; generar una educación de calidad; lograr la equidad de género; activar empleos dignos de crecimiento económico y reducir inequidades, son sus objetivos.
“La Cumbre WED México 2019 reúne a mujeres líderes del centro del país, para tejer redes y fortalecer nuestras empresas e impulsar emprendimientos innovadores.
“Se promulgó el la ONU el 19 de noviembre, como el día de la mujer emprendedora, empresaria y filántropa. En WED estamos comprometidas a elevar los objetivos de la agenda 2030 para reducir la brecha y hacer del mundo, un mejor lugar para vivir.
“A cada una de las galardonadas, 12, le reconocemos su grandeza como seres humanos, como corresponsables de nuestra realidad y de nuestro porvenir.
“Muchos dicen que estamos en crisis, y nosotras las mujeres, queremos ver en esta crisis, grandes oportunidades. Porque cuando todo va bien, estamos estáticos, pero cuando el viento no sopla a favor, es cuando nos unimos para innovar y darle la vuelta al camino y buscar alternativas creativas que nos den los resultados que estamos buscando.
“WED está constituida por una red de mujeres poderosas, reunidas para conocernos y reconocernos como mujeres valiosas, entregadas, apasionadas y profundamente enamoradas de México; y con esa confianza procrearemos un futuro brillante para todos”., dijo Rosario Velasco. Así sea.