Publicado en Columnas

Vladimir Putin y Kim Jong-un, el inicio de una inusitada amistad

Miércoles, 06 Noviembre 2019 21:46 Escrito por 

La diplomacia entre Rusia y Corea del Norte es añeja, en los albores de la década de los 50’s del pasado siglo XX, Stalin entonces Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de la extinta URSS, apoyó a Corea del Norte y a China en el intento de unificación de la península coreana, con la intervención norteamericana durante los gobiernos de los expresidentes Truman y Eisenhower, en apoyo de Corea del Sur, desde entonces las relaciones ruso – norcoreanas han pasado por altibajos, ya que a partir de la extinción de la URSS la unión entre ambas naciones fronterizas parecía haberse enfriado.
El pasado día 25 de abril del presente, tuvo lugar en la ciudad rusa de Vladivostok una reunión entre el líder supremo de Norcorea, Kim Jong-un y su homólogo ruso V. Putin, evento que atrajo las miradas de la comunidad internacional, sobre todo después del fracaso de la segunda cumbre diplomática celebrada entre el dirigente de Corea del Norte y Donald Trump, el pasado 28 de febrero en Vietnam. Lo anterior, por la negativa del gobierno de Washington de levantar las sanciones económicas que mantiene sobre el de Pionyang.
En este sentido, Corea del Norte es una de las repúblicas socialistas que subsisten en el mundo. Bajo esta óptica, Yan Eunsook considera que: “es un país pobre, aislado y enemistado con la mayor parte del mundo occidental por la posesión de armas nucleares ilegales, la actitud militar beligerante y las violaciones a los derechos fundamentales” (Yang, 2012, p. 145).
De lo anterior, se discierne que históricamente la relación entre el “mundo occidental” (liderado por EUA y la OTAN) con Norcorea no ha sido tersa, ya que uno de los señalamientos que ha recibido este país en organismos internacionales ha sido el de las pruebas nucleares que ha efectuado, lo que supondría una violación al Tratado de No Proliferación Nuclear, vigente desde 1970. En esta sintonía, “Corea del Norte es el principal exportador de mísiles balísticos al mundo en desarrollo y sus exportaciones han continuado a pesar de su moratoria de pruebas. Entre los estados que han recibido misiles de Corea del Norte figuran Irán, Libia, Pakistán y Siria” (Avellaneda & Araya, 2009, p. 12).
No obstante, persiste la pregunta: ¿Cuál es el interés de Rusia sobre Corea del Norte? La respuesta la encontramos en que precisamente la república socialista representa un opositor a los intereses occidentales en Asia, para nadie es desconocido que Japón y Corea del Sur son dos de los principales socios comerciales de Estados Unidos, por lo que al estar enfrentados en estos momentos con China (por el reciente caso Huawei), conviene a los intereses de Rusia blindar la salida del gobierno de Xi Jinping al Mar Amarillo, neutralizando a Japón, Corea del Sur y Taiwán (éste último con el que actualmente China vive momentos de tensión). Lo anterior, con dos propósitos fundamentales, proteger el avance del proyecto de la Nueva Ruta de la Seda y del comercio petrolero entre China e Irán.
Siguiendo el argumento anterior, “La relación entre la Federación de Rusia y la República Popular de Corea (Corea del Norte) ha fluctuado entre una cercana asociación estratégica y momentos de un virtual congelamiento de las relaciones. En este escenario, la administración de Vladimir Putin percibió en las recientes crisis nucleares coreanas una oportunidad para colocar nuevamente a su país en las ‘ligas mayores’, pero esta vez apostando por un nuevo estilo de diplomacia […]” (Carreño Lara, 2010, p. 13).
Sin embargo, no se puede afirmar que Kim Jong-un esté siendo utilizado por Putin y Xi Jinping. Por el contrario, la renovada relación diplomática con Rusia supone una inmejorable oportunidad de desarrollo para Norcorea, toda vez que de acuerdo al Observatory of Economic Complexity del Tecnológico de Massachussetts, a la fecha Rusia es el segundo proveedor comercial de Corea del Norte (OEC-MIT, 2019), lo que significaría una bocanada de aire al gobierno del hijo de Kim Jong-il para no vivir un trágico final al estilo de M. Gadafi, Saddam Hussein o Nicolae Ceaucescu.
Finalmente, el aspecto que más llama la atención es la filosofía de Vladimir Putin de sumar alianzas que le apoyen a hacerle frente a los embates de EUA en temas como el suministro de gas a Europa central, de Venezuela, Siria, Irán y Taiwán, en los que Trump ha dividido a la opinión pública internacional.
Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @EdgarMaPe
Referencias:
Carreño Lara, E. (2010). El lugar de Corea del Norte en la política exterior de la Federación de Rusia una mirada a la última década. Revista de Relaciones Internacionales, estrategia y seguridad, 5 (1), 13-31.
Avellaneda, M. B., & Araya, M. E. (2009). Crisis nuclear con Corea del Norte. Buenos Aires, Argentina: Centro Argentino sobre Estudios Internacionales.
OEC-MIT. (2019). Observatory of Economic Complexity. (Tecnológico de Massachussetts) Recuperado el 24 de mayo de 2019, de OEC: https://atlas.media.mit.edu/es/profile/country/prk/
Patiño García, C. (2018). La importancia de Corea del Norte para China. Revista de relaciones internacionales, estrategia y seguridad, 13 (2), 153-185.
Yang, E. (2012). Corea del Norte en la encrucijada. UNISCI Discussion Papers (30), 143-150.

 

Visto 357 veces
Valora este artículo
(0 votos)